Diario de ella:

Esta noche creo que mi marido se comportaba de forma extraña. Habíamos hecho planes para cenar en un bonito restaurante.
He estado comprando con mis amigas todo el día, así que pensé que pudiera estar molesto por llegar un poco tarde, pero el caso es que no hizo ningún comentario. No había conversación, así que le sugerí que fuéramos a un sitio tranquilo para poder hablar. Él aceptó pero no hablaba mucho, así que le pregunté qué era lo que le ocurría y me dijo “que nada”.
Le pregunté si estaba mosqueado. Me dijo que no estaba mosqueado, que no tenía nada que ver conmigo y que no me preocupara.
Durante el regreso a casa le dije que le quería, él sonrió ligeramente y continuó conduciendo. No me puedo explicar este comportamiento, no entiendo por qué no me dijo “yo también te quiero”.
Cuando llegamos a casa sentía que lo había perdido por completo, como si ya no quisiera nada conmigo. Simplemente se sentó en silencio y comenzó a ver la tele. Continuaba estando distante y ausente.
Al final, con el silencio rodeándonos por completo, decidí irme a la cama. Sobre 15 minutos más tarde vino a la cama, pero aún así le seguía notando distraído, como si sus pensamientos estuvieran a otra cosa.
Al poco tiempo se durmió – Lloré. No sé qué narices hacer, estoy segura de que sus pensamientos recaen sobre otra persona. Mi vida es un desastre, todo es una mierda.

Diario de él:

No consigo que el servidor entre en clúster y no entiendo por qué.