¿Cuántas veces hemos oído alguna estupidez, generalmente proveniente de un vendedor de gran superficie con los estudios mínimos para poder leer (y no muy rápido) o de algun fulano al que le había informado el primo del amigo del cuñado del sobrino del compañero de habitación de su padre “que de eso sabe un rato”, sobre las teles de plasma?
Y es que este tipo de televisión se presta a la desinformación, al oír campanas y no saber dónde, como tantas cosas. He reunido toda esa colección de despropósitos en un sólo documento con el fin de informar un poco más de la realidad de las cosas, la mayor parte de la gente no hará ni caso del tema, pero igual puedo informar correctamente a uno de cada cien, y sólo por eso ya merece la pena.

Con uds, las “Grandes paridas del Plasma”:

  • Un plasma se calienta mucho. Esta afirmación se produce cuando surge la idea de lo que le “suena” del plasma al tipo de turno… el plasma está caliente (le suena al sol y a las estrellas) luego tiene que soltar mucho calor, ergo un plasma es algo así como una especie de sol en miniatura. Qué más quisiera yo, me habría ahorrado la calefacción este invierno, la triste verdad (o alegre si estás en verano) es que no se calienta más o menos que un LCD, lo que más calienta no es la pantalla en sí, sino la electrónica, las diferencias entre un LCD y un Plasma en calor disipado no suelen ser determinantes, salvo en el caso de los LED, y aún así …. tampoco es algo que determine su compra.
  • Un plasma consume mucho. En la generación actual consumen un 20% menos que la anterior que ya redujo el consumo en un 40% sobre unos modelos que tenían un consumo un 16% superior de media que un LCD con backlight convencional, es decir, cualquier plasma de hoy en día consume menos de la MITAD que un LCD de hace 2 ó 3 años (y por aquel entonces la gente compraba los LCD sin chistar y sin queja de su consumo), y un 20% más que un LED de los actuales, lo que se traduce en una diferencia en la factura de la luz de algo más de 25 € al cabo de un AÑO… tremendo gasto.
  • Un plasma dura menos. Esta afirmación es mi favorita, sobre todo porque suele venir de gente a la que no le dura el televisor más de 5 años, no porque se gaste sino porque lo cambian por otro… como ya dije, los plasmas de hoy están preparados para aguantar más de 100.000 h de uso hasta la mitad de su brillo, eso es más del tiempo medio entre fallos de un LED o de una lámpara convencional.
  • El plasma hay que rellenarlo de gas cada 3 años. Esto es fascinante, más por la cifra de años que la gente afirma que por la descabellada idea en sí, no sé de dónde habrán sacado los años en cuestión ¿puro azar?, ¿sonaba bien?, nunca lo sabremos.
    El plasma contiene gas INERTE en las celdas de fósforo que cambia de estado por la excitación electrica que provocamos en la celda, el gas NO tiene desgaste, el fósforo de la misma sí, así que en todo caso habrá que renovar el fósforo, no el gas (que está en una cámara estanca) concretamente cada 100.000 h donde su brillo ya se ha reducido a la mitad.
  • Un plasma es tecnología obsoleta. En cuestión de obsoleto el LCD es anterior (bastante anterior) al plasma, no se pensó para visionado de material cinematográfico y resulta una tarea titánica evolucionarlo a lo que conocemos hoy en día… y ahí sigue… y no sólo sigue sino que casi la totalidad del mercado de consumo piensa que es algo bueno, pero en fin, esos se creen lo que les cuentes, si la gente piensa que necesita un 5.1 o 7.1 para tener “sonido de cine” (que me descojono cada vez que voy a casa de un colega y tiene uno de esos jugueticos), el fullhd (que ahora ya es una mierda porque no tienes la 3DReady, detro de unos años será la True3D) y el True motion chachipiruli (que es básicamente hacer que tu peli se convierta en un video casero), es que se creen cualquier cosa.
  • Un plasma de 1024×768 tiene muy poca resolución para verse bien. Sí y tu CRT tenía (en progresivo) 240 líneas ó 288 (bastante menos de la mitad) y estábamos todos encantados con ellos. La realidad es que en casi todas las situaciones la gente no nota una mierda.
  • El plasma se quema. Y mi coche también, si le pongo el punto muerto y le dejo un ladrillo sobre el acelerador seguramente me lleve una sorpresa que no me llevaría en un uso normal, pero ¿por qué querría uno hacer eso?, los plasmas de hoy no se queman salvo que uno sea un burro de calité superior (que ojo, los hay) yo personalmente hago lo que me sale de las narices con la tele a estas alturas sin guardar ningún tipo de precaución y ahí sigue tan pancha.
  • Los colores se ven mejor en un LCD. Los LCD tienen un error de gamut sencillamente acojonante sobre la referencia REAL del color, se considera que un LCD es MUY bueno cuando el error no va más allá del 7% de media (calibrado), en un plasma sin calibrar el error no suele superar el 2%. Eso hace que mucha gente se lleve fantásticas sorpresas cuando manda imprimir las fotos que ha visto en su tele/monitor LCD y descubre que las cosas, bueno, no son como se las han “pintado”. No obstante en este punto recomiendo el LCD a todos los que quieran evadirse de la realidad con la tele.
  • Los LCD tienen mejor resolución que un plasma. Si claro, porque todos sabemos que los píxeles del plasma tienen bordes difusos ¿verdad?, esta parida es mi favorita porque es TAN estúpida que no merece ser explicada.
  • El plasma es más barato, luego tiene que ser peor. No señora, es más barato porque es más barato de producir, el coste de tener un panel de gran formato en LCD es considerablemente superior al de un plasma, la electrónica de escalado de imagen en el caso del LCD tiene que hacer encaje de bolillos mientras que en plasma el escalador puede ser mucho más barato y por último los márgenes comerciales suelen ser muy superiores en el caso del LCD (razón por la que te vende el comercial el LCD, ¿o pensabas que lo hacía porque piensa en tí?, siento desilusionarte, pero no).
  • Los negros de mi LCD (ponga aquí la marca) son negros, negros lo juro por dios, no veo que un plasma sea mejor. Como dicen en mi pueblo, todo nos parece mu bonico mientras no lo comparemos, pon un plasma al lado y verás que rápido pasas de pensar que el LCD tiene buenos negros a ver todos ellos como un gris lechoso…
  • Os dejo que adivinéis cuál es el plasma en esta foto…
    Negros

    salvo que hablemos de un LED (y local dimming) en cuyo caso puede que sea igual (o puede que mejor en algún caso remoto) a costa de un black-crushing de la hostia, unos colores rarísimos, smudge en los bordes de alto contraste, etc, etc, etc y no olvidemos el glorioso input lag que suelen meter.